HISTORIA DE LA ALFARERÍA EN AGOST

Un pueblo, una tradición

 

  • image
  • image
  • image

"(...) destaca nuestro producto más conocido y característico: el botijo blanco, muy apreciado por el buen sabor y frescura que confiere al agua que contiene"

 

Visita la Galería de Fotos Antiguas

 

La alfarería de Agost ha sido y continúa siendo una actividad de gran relevancia para nuestro municipio, característica que rebasa el ámbito local por el hecho de constituir el único centro alfarero de toda la Comunidad Valenciana que mantiene esta tradición, y ser uno de los pocos a nivel estatal e internacional que conservan sus métodos artesanales de producción.

Las distintas fuentes documentales con referencias a la existencia de la alfarería en Agost, se remontan al siglo XVII, aunque con toda probabilidad este oficio ya se realizaba en épocas anteriores. Testigo de aquellos tiempos, encontramos la ermita de Santa Justa y Santa Rufina, fundada en 1821, y dedicada a las patronas de los alfareros.

Los primeros talleres, que estaban dentro de las viviendas, se ubicaban en el carrer de Les Canteries, con una situación estratégica cercana a la fuente, de donde se abastecían de una de las materias primas, el agua.

Más tarde, a finales del siglo XIX el auge de la alfarería propició la construcción de las primeras alfarerías de tipo vivienda-taller. Esta expansión configuró el entramado urbanístico de la zona ( Calle Ventós, Arc, Consell del País Valencià, Teuleria, etc ) aproximando algunas de estas alfarerías a las canteras de arcilla. Como muestra de esta circunstancia tenemos el edificio donde se ubica el actual Museo de la Alfarería, una fábrica que data de esa época.

De entre la gran variedad de piezas y modelos que se producen  en nuestras alfarerías destaca nuestro producto más conocido y característico: el botijo blanco, muy apreciado por el buen sabor y frescura que confiere al agua que contiene. Pero no es el único: más de cuarenta modelos se producen aquí. Con el fin de divulgar y mantener esa extensa variedad de productos, el Museo de la Alfarería edita una colección rescatando cada año una pieza diferente de la alfarería tradicional de Agost, la "Pieza del Año". A ella se dedican distintas actividades como exposiciones, charlas, visitas guiadas, materiales documentales, etc... La Pieza del Año puede ser adquirida en el propio museo.

En 2009, Agost cuenta con once alfarerías en activo, algunas de las cuales fabrican su propio barro y continúan cociendo en horno de leña o moruno.

 

 

Artículos relacionados:

- Alfareros de Agost

- Museo de Alfarería

- Piezas del año

- Ruta de la Alfarería